Coronavirus y Esclerosis Múltiple

1. PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Fuente de la Información: CEMCAT (Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña ). Revisado por Dr. Alfredo Antigüedad, Jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Cruces.

¿Qué medidas debo tener en cuenta para evitar el contagio con COVID-19

Las principales medidas para evitar contraer la infección por COVID-19 son las que indican las autoridades sanitarias: realizar una correcta higiene con lavado de manos frecuente con agua y jabón o con solución hidroalcohólica, en especial después del contacto directo con personas potencialmente enfermas, pero también después de ir al baño, antes de comer, después de sonarse la nariz, toser o estornudar o de tocar superficies potencialmente contaminadas. Debemos evitar tocarnos los ojos, nariz y boca antes de habernos lavado adecuadamente las manos. Debemos evitar el contacto cercano (al menos 2 m de separación) con personas potencialmente infectadas, y por esta razón debemos evitar con aglomeración de gente donde no podamos mantener la distancia de seguridad.

¿Al tener EM tengo más riesgo de la infección por COVID-19?

El riesgo de infectarse con COVID-19 es el mismo que el del resto de personas de nuestra comunidad, ya que tener EM o neuromielitis óptica no supone un mayor riesgo de infectarse con COVID-19. Sin embargo, este riesgo podía incrementarse si se está recibiendo tratamientos inmunosupresores, como algunos de los utilizados para la EM.

Las personas con EM que están gravemente discapacitadas tienen consecuentemente una salud general más frágil  y por ello un mayor riesgo de complicaciones en la infección por COVID-19.

¿La EM puede empeorar por el COVID-19?

Aunque algunas infecciones virales se han asociado con brotes y con empeoramientos transitorios de los síntomas de la enfermedad, por el momento se desconoce si esto también ocurre en la infección por COVID-19.

Cualquier cuadro infeccioso puede causar un pseudobrote. Los pseudo-brotes son episodios de empeoramiento de los síntomas no por la aparición de nuevas lesiones de EM, sino por la fiebre, stress, y resto de las consecuencias de una infección. Por ello en los pseudobrotes no aparecen nuevos síntomas de la EM sino que se agravan los que ya teníamos.

¿Debo suspender el tratamiento de la EM?

No. La suspensión de algunos tratamientos para la EM puede desencadenar su reactivación grave de la enfermedad, por lo cual se recomienda continuar el tratamiento que esté recibiendo sin ningún cambio. Dependiendo del tratamiento que esté recibiendo, se le podrá indicar tomar alguna medida adicional, como retrasar el retratamiento de aquellos fármacos que se administran periódicamente; pero esto es criterio exclusivo de su neurólogo tratante.

Si resultase positivo para COVID-19, contacte con su neurólogo para informarlo y siga las recomendaciones sobre el tratamiento modificador de la enfermedad.

Fármaco modificador¿Debo interrumpir el tratamiento?
Acetato de Glatirámero (Copaxone, Glatirámero Mylan)No es necesario. Continúe el tratamiento sin modificaciones
Natalizumab (Tysabri)No se debe. Continúe el tratamiento sin modificaciones
Fingolimod (Gilenya)No se debe, excepto por orden de su neurólogo, a quien debe consultar de manera inmediata
Cladribina (Mavenclad)
Alemtuzumab (Lemtrada)
Se debe considerar posponer el inicio del tratamiento o la adminstración de un nuevo ciclo si estaba previsto. Si se encuentra un recuento linfocitario menor de 500 células por microlitro se deben extremar las precauciones.
Rituximab
Ocrelizumab (Ocrevus)
Valore junto con su neurólogo la posibilidad de retrasar la siguiente dosis más allá de los 6 meses.

¿Qué debo hacer si me siento enfermo?

Debe llamar a su centro de salud habitual de Osakidetza, desde donde se le derivará a los centros de referencia establecidos, si fuera necesario.

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »