Actualidad

Sueño y Esclerosis Múltiple

Publicado por EM Euskadi | | Visto 359 veces
Sueño

Más de la mitad de personas con Esclerosis Múltiple tiene dificultades para dormir y en torno al 40% tiene insomnio. Esto se puede deber a múltiples factores como la mayor […]

Más de la mitad de personas con Esclerosis Múltiple tiene dificultades para dormir y en torno al 40% tiene insomnio. Esto se puede deber a múltiples factores como la mayor presencia de sustancias proinflamatorias que afectan al ritmo circadiano; algunos tratamientos para la EM o para sus síntomas; o el lugar en el que están localizadas las lesiones desmielinizantes. También influye la melatonina, la hormona que induce al sueño. Sobre este último factor se está investigando su relación con el impacto y desarrollo de la enfermedad. La melatonina aumenta al anochecer y disminuye con la luz y parece que atenúa la respuesta inmunitaria en la EM. Esto podría explicar por qué en los meses de verano hay más incidencia de brotes, ya que con más horas de luz se sintetiza menos melatonina.
Los problemas para conciliar el sueño pueden estar también relacionados con la fatiga, uno de los síntomas más frecuentes de esta enfermedad. Pero no es el único. Algunos estudios apuntan a síntomas físicos y emocionales derivados de la EM, junto con estados de ansiedad o depresión. También se han observado otros factores como los problemas hormonales, que pueden causar trastornos respiratorios durante el sueño y apneas; las alteraciones en los niveles de dopamina y noradrenalina, que pueden interferir en los patrones del sueño; el dolor neuropático o muscular; u otros síntomas de la EM como el síndrome de las piernas inquietas, la intolerancia, la sensibilidad al calor o los problemas urinarios.
Tipos de insomnio
En cualquier caso, estas causas variarán según el tipo de insomnio. El insomnio inicial o dificultad para conciliar el sueño, puede estar producido por la presencia de dolor neuropático o muscular y por el uso de algunos medicamentos para la EM. Sin embargo, el insomnio de mantenimiento, es decir, los problemas para mantener el sueño y despertarse varias veces a lo largo de la noche, pueden ser debidos a la fatiga diurna, los espasmos musculares y la nicturia, la necesidad de orinar con frecuencia. El insomnio terminal, esto es, despertarse antes de tiempo, puede deberse a una falta de exposición a la luz solar durante el día.

Más que cansancio
No conciliar bien el sueño es, a menudo, un síntoma infradiagnosticado entre la población con Esclerosis Múltiple, sin embargo es importante tratarlo porque la falta de descanso puede acarrear otros problemas. Se ha demostrado que puede afectar al sistema inmunitario. El cuerpo necesita dormir para combatir enfermedades infecciosas. Pero, además, la falta de sueño a largo plazo también aumenta el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.
No dormir bien disminuye la calidad de vida, influye en la capacidad para realizar actividades diarias, pueden acentuar la sintomatología depresiva y ansiosa y exacerbar síntomas como la fatiga, la somnolencia diurna, los problemas de concentración o las alteraciones del estado de ánimo. Incluso, puede aumentar el riesgo de que se desencadene un brote.
Y no se trata solo de dormir mucho, sino de dormir bien. De media, las persona adultas necesitan entre siete y ocho horas de buen sueño. Dormir más de nueve o diez puede suponer que no sea de calidad y conlleve dificultad para quedarse o mantenerse dormido.
Por eso importante consultar con la o el neurólogo sobre cualquier trastorno del sueño relacionado con la EM para intentar averiguar qué lo está causando y seleccionar el tratamiento más adecuado en cada caso.

Decálogo para conciliar el sueño
Más allá de la medicación u otras terapias, que deben ser seguidas siempre bajo control médico, las y los especialistas proponen algunas recomendaciones generales para conciliar el sueño:

1. Lleva horarios regulares para acostarte y levantarte.
2. Evita el consumo de excitantes (café, té…) a últimas horas de la tarde.
3. Realiza ejercicio físico de forma regular, pero evita hacerlo a última hora de la tarde.
4. Utiliza luces tenues al caer el sol y evita usar dispositivos con luz azul (móvil, tableta) ya que limitan la acción de la melatonina.
5. Practica ejercicios de relajación antes de acostarte para bajar el nivel de activación.
6. Si tienes problemas de incontinencia, bebe más agua durante la mañana y menos a última hora.
7. Cumple con tu tratamiento médico para mejorar el control de tus síntomas.
8. Para la espasticidad, realiza estiramientos suaves o automasajes (consulta con un fisioterapeuta).
9. Para mejorar la movilidad en la cama, elige sábanas y pijamas suaves para girar con facilidad.
10. Si llevas un rato sin poder dormir, distráete con un libro o música relajante, esto evitará ponerte nervioso/a.

Fuente: https://emforma.esclerosismultiple.com/blog/habitos-saludables/sueno-esclerosis-multiple/

https://www.fem.es/es/trastornos-del-sueno-y-esclerosis-multiple/

VIDEOS DE YOUTUBE
Ir al canal de youtube »