Actualidad

Mil Aventuras en la India

Publicado por EM Euskadi | | Visto 447 veces
Atardecer en GOA

Verónica Roque . Afectada de Esclerosis Múltiple Tras hacer el Camino de Santiago y casi un año de preparación de boda haciendo mil manualidades, nos quedaba otra parte importante que […]

Verónica Roque . Afectada de Esclerosis Múltiple

Tras hacer el Camino de Santiago y casi un año de preparación de boda haciendo mil manualidades, nos quedaba otra parte importante que organizar… ¡El viaje de novios! Para mí, siempre ha sido un sueño conocer India y como a mi marido también le apetecía, no nos lo pensamos. 

Además, apliqué una de mis frases cuando quiero hacer algo… ¿Por qué no? Si se quiere hacer algo, no hay obstáculos.

No nos gustan los viajes organizados, así que nos encargamos nosotros de crear nuestra ruta con los sitios que queríamos visitar en un mes. Preparamos nuestras mochilas llevando lo más importante: pasaportes, visados y mi tratamiento.

Nunca es impedimento llevarlo ni viajar con él. Con sólo el billete de avión, nos fuimos a la aventura. 

Chai masala en Rajastán

Pasamos nuestros primeros 15 días en el norte de India, en la zona de Rajastán. Allí es habitual viajar por pueblos o ciudades en coche con chofer y así lo hicimos. Nuestro amigo Raju nos llevó a todos los sitios, nos aconsejó, nos guió…Se portó como un padre para nosotros. Visitamos pueblos impresionantes, como Jaisalmer, Pushkar, Jodhpur…

Y Agra, donde se encuentra una de las siete maravillas del mundo, el Taj Mahal. 

En India todo es diferente: sus templos, sus costumbres, su ropa, gastronomía…Su gente es maravillosa y aún teniendo lo justo, son personas felices, que te ofrecen todo y de las que recibes un trato ejemplar. Mi marido y yo nos sentimos arropados con las familias que pudimos conocer, compartiendo tardes de charlas con un chai masala (famoso té hindú). Ojalá aprendiéramos todos de ellos. 

Diferentes pueblos, diferentes hoteles y en ninguno había nevera en la habitación, pero no fue un problema. En recepción me guardaban el fármaco para mi tratamiento en su nevera.

Cuando lo necesitaba, lo pedía y luego me lo volvían a guardar en el frigorífico o en las placas de hielo del congelador. Es una situación habitual, a la que están acostumbrados porque cada vez hay más gente que viaja y necesita meter en frío su medicación, están acostumbrados y no te miran como un bicho raro, al revés, siempre te ayudan. 

Dormir en el desierto

Incluso la jornada que pasamos la noche en el desierto de Kuri, durmiendo al aire libre con los camellos al lado, ¡fue una experiencia única!

Como en el desierto no hay neveras, las cosas importantes se quedan en el campamento. Después de esos quince días con nuestro chofer Raju, llegó el momento de la despedida, fue dura, le cogimos mucho cariño, pero nos quedamos con ese grandioso recuerdo y actualmente mantenemos el contacto con él.

 De Varanasi a Goa

Seguimos el viaje por India en tren. Las distancias son muy largas y pasamos la noche en literas en el tren hasta llegar a Varanasi.

Ya me había encargado de tener los hielos a punto para pasar toda la noche y más horas en este medio. Aunque, si me hubiera hecho falta, no habría dudado en ir al bar del tren, siempre hay más opciones si algo falla. También es bueno saber, que los fármacos pueden estar unos días sin frigorífico si no está a más de 25 grados, así que sabía que no iba a pasar nada.

Tras quedar impresionados con todo en Varanasi decidimos coger un vuelo interno y bajar al sur de India. Queríamos acabar el viaje en Goa, con playa y descanso y así fue. El norte es más auténtico, pura India y el sur es más turístico y tranquilo. 

En resumen, puede ser India u otro país, no importa el destino, lo importante son las ganas de disfrutar y vivir. Todos los sueños se ha pueden hacer realidad. Sólo se necesita un hueco extra en tu mochila.

VIDEOS DE YOUTUBE
Ir al canal de youtube »