Rehabilitación

Taller de manejo de la fatiga: cansado de estar cansado

Publicado por EM Euskadi | | Visto 1463 veces
images

Por Iratxe Elorriaga, Fisoterapeuta de Adembi y Lorea Etxebarria, Terapeuta ocupacional de Adembi. Tras el taller que se organizó el Día mundial de la Esclerosis Múltiple, quedó claro que es […]

Por Iratxe Elorriaga, Fisoterapeuta de Adembi y Lorea Etxebarria, Terapeuta ocupacional de Adembi.

Tras el taller que se organizó el Día mundial de la Esclerosis Múltiple, quedó claro que es un síntoma de esta enfermedad que preocupa mucho a las personas afectadas de EM.
Entre el 75% y el 90% de las personas con Esclerosis Múltiple tienen fatiga en algún punto del curso de la enfermedad, la mayoría lo catalogan como el síntoma más angustiante. Pero la fatiga en EM es diferente en cada persona.
Se trata de un síntoma multidimensional con componentes físicos, cognitivos y psicosociales; limita sus relaciones sociales, afecta a su salud mental y generalmente, incide en las habilidades de las personas para desempeñar su rutina diaria. A su vez, la fatiga afecta también a la situación socioeconómica, ya que es la principal causante de la de incapacidad laboral.
La fatiga se relaciona, también, con otros factores que pueden agravarla como las alteraciones del proceso del sueño, la depresión, el grado de discapacidad o cierta medicación.
Tras valorar cual es la severidad de la fatiga que padece un paciente, a qué esferas de su vida afecta y qué factores pueden estar agravándola, cabe pensar que el abordaje debiera hacerse desde un enfoque multidisciplinar. En el taller profundizamos sobre el abordaje desde Terapia ocupacional y Fisioterapia.
En este sentido, consideramos importante poner en práctica las Estrategias de Eficiencia Energética (EEE). Técnicas para modificar actividades y reducir la fatiga, relacionadas con el análisis meticuloso de las actividades regulares de la persona en el trabajo, en el hogar y en las actividades de ocio. Estas estrategias son individualizadas y se analiza en cada caso en concreto. Para ello se priorizan las actividades que debe desarrollar cada persona, se trata de que realicen frecuentes descansos durante la ejecución de cualquier tarea, que tengan una buena higiene del sueño y que lleven un ritmo más lento y constante para las actividades pesadas.
También se trata de que adapten el entorno en el que se mueven para utilizar el espacio de manera eficiente. La higiene postural es básica para evitar la fatiga. Por eso, es básico conocer cuáles son las posturas correctas y cambiara menudo para que el cuerpo no se bloquee.
Por otra parte, es necesario utilizar un equipo adaptado porque los cambios de equipo o el uso de tecnología de asistencia pueden crear una gran diferencia en la energía que se usa cuando se hacen las tareas.

Actividad física
En la fatiga también influye la inactividad. Por eso es necesario mantener una actividad física adecuada, a través de ejercicios aeróbicos. La actividad física tiene beneficios tanto físicos como emocionales. Sin embargo, las personas con Esclerosis Múltiple se encuentran con ciertas dificultades a la hora iniciar una nueva actividad y mantener la constancia. El empeoramiento transitorio de la fatiga, durante las primeras semanas de la actividad les hace decaer.
Por eso es importante elegir un horario que se ajuste a la rutina diaria, comenzar con una intensidad y duración baja, para luego ir aumentándola, tomarse descansos, realizar la actividad física varios días a la semana, hacerlo el grupo porque un componente social importante, pedir ayuda siempre que se necesite y recibir asesoramiento de personal cualificado. Yoga, Pilates, Natación u otras prácticas en el agua y el ejercicio aeróbico son las disciplinas más indicadas para las personas con Esclerosis Múltiple que sufren fatiga.
El taller sobre fatiga concluyó con mensajes esperanzadores para el autoconocimiento. Porque salieron cuestiones como la incomprensión y la frustración que sufren y la necesidad de mantenerse activas y activos.

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »