Trabajo Social

Empleo y Esclerosis Múltiple

Publicado por EM Euskadi | | Visto 1025 veces

Por Olatz Zelaia. Trabajadora Social de ADEMBI La Esclerosis Múltiple(EM) se diagnostica generalmente entre los 20 y 40 años de edad, coincidiendo con la etapa más productiva de la vida de […]

Por Olatz Zelaia. Trabajadora Social de ADEMBI

La Esclerosis Múltiple(EM) se diagnostica generalmente entre los 20 y 40 años de edad, coincidiendo con la etapa más productiva de la vida de las personas lo que provoca importantes repercusiones  a nivel psicológico, social, familiar y LABORAL.

Teniendo en cuenta que la afectación de la Esclerosis múltiple es distinta en cada persona, la situación en la que se encuentren los afectados en el mundo laboral puede ser muy variada.

  • Muchas personas con Esclerosis Múltiple podrán seguir en el mismo puesto y trabajar satisfactoriamente sin ningún tipo de necesidad especial.
  • Otras podrán seguir trabajando en el mismo puesto incorporando pequeñas adaptaciones que pueden ayudar a continuar trabajando de manera satisfactoria.
  • Existen casos en los que la actividad laboral que ejercen no es la adecuada y es necesario un reajuste profesional o que aún no tengan experiencia de trabajo y estén en la búsqueda de primer empleo. En ambos casos existe la posibilidad de  contactar con centros especiales de empleo y centros de intermediación laboral con personas con discapacidad. Para estos casos la persona deberá tener reconocida una minusvalía de al menos un 33% o un incapacidad permanente total.

Los Centros Especiales de Empleo. El objetivo de estos centros es proporcionar a las personas con discapacidad un empleo productivo y remunerado adecuado a sus características personales y facilitar la integración laboral en el mercado ordinario de trabajo.

Los Centros de Intermediación Laboral. Estos centros intermedian entre las personas con discapacidad y diferentes empresas. La labor de estos centros consiste en:

  • Asesoramiento en materia de legislación laboral: subvenciones y ayudas a la contratación.
  • Análisis de puestos de trabajo.
  • Gestión de ofertas de empleo.
  • Formalización de contratos tras contactos con empresas.
  • Organización de cursos de formación gratuitos.
  • Difusión de la capacidad laboral real de las personas con discapacidad.
  • En otros casos la opción de la persona será dejar la actividad laboral pasando a percibir una prestación (siempre y cuando se reúnan los requisitos). Apartarse del mundo laboral puede traer consigo una mejora de la calidad de vida, y ofrece la oportunidad de poder centrarse en otros aspectos de la vida: Tiempo de ocio, la familia, la formación, aficiones, etc  …

Como apoyo a la pérdida de rentas salariales o profesionales que sufre la persona al dejar de trabajar, se puede solicitar la incapacidad permanente laboral. Como se ha mencionado anteriormente, trata de una prestación económica, tramitada por la seguridad social. La cuantía dependerá del grado de incapacidad concedido. Los diferentes grados son:

  • Incapacidad Permanente Parcial
  • Incapacidad Permanente Total
  • Incapacidad Permanente Absoluta
  • Gran Invalidez

Más información acerca de la incapacidad permanente: www.seg-social.es

Para cualquier duda y/o consulta es conveniente ponerse en contacto con la Asociación, donde se puede obtener más información y asesoramiento y donde se trabaja en  coordinación con los centros de intermediación laboral mencionados anteriormente.

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »