Testimonios

«La EM me ha enseñado que mis sueños y mis metas pesan más que los miedos y las dudas»

Publicado por EM Euskadi | | Visto 229 veces
foto testimonio judith

2020 era un año que llevaba mucho tiempo esperando, después de varios años recorriendo medio mundo por separado, mi marido y yo encontramos un destino común para vivir una nueva […]

2020 era un año que llevaba mucho tiempo esperando, después de varios años recorriendo medio mundo por separado, mi marido y yo encontramos un destino común para vivir una nueva aventura en Austin, Texas. En mi caso como investigadora postdoctoral en una universidad referente en matemáticas y mi marido como entrenador de fútbol en el Barça Academy Austin. Sin embargo, el coronavirus llegó para enseñarnos que no importa lo perfectos y maravillosos que sean tus planes de futuro, la vida tiene los suyos propios.

Después de un año de mucha frustración e incertidumbre, decidimos seguir adelante con todo. Por una parte, con todas las dificultades que ya teníamos por tener los dos condiciones crónicas – Esclerosis Múltiple y Diabetes tipo 1 – y por otra, con todas la dificultades añadidas que conlleva emigrar en plena pandemia mundial. Y así, con la maleta llena de medicación, permisos, mil dudas, miedos y sobre todo muchísima ilusión el 22 de diciembre de 2020 embarcábamos rumbo a los Estados Unidos. Después de más de dos semanas de dejar Euskadi atrás ya estamos asentados y con muchas ganas de empezar a trabajar en la ciudad que será nuestro hogar, al menos, los próximos dos años.

En los meses previos a llegar aquí tuvimos que hacer un máster en el funcionamiento del sistema sanitario estadounidense, seguros médicos y leyes de inmigración. Después comparar varias opciones, hemos contratado el seguro médico de la universidad que funciona con copagos y franquicias pero no tiene tope de dinero, lo que evitaría tener que pagar facturas médicas de cientos de miles de doláres en caso de tener algún problema serio. Respecto a la medicación, la aduana americana permite introducir una cantidad razonable a la duración de la visa, por lo que no he tenido ningún problema en llevarla conmigo.

Fui diagnosticada con Esclerosis Múltiple hace más de 7 años y entonces comprendí que si quería seguir adelante con mis objetivos no tenía mas remedio que aprender a viajar con ella. Es una compañera de viaje que a veces pesa mucho en mi maleta, pero me ha enseñado que mis sueños y mis metas pesan mas que los miedos y las dudas.

VIDEOS DE YOUTUBE
Ir al canal de youtube »