Neurología

Transplante Autólogo de Médula Ósea en pacientes con EM

Publicado por EM Euskadi | | Visto 3212 veces

Febrero de 2006 Por la Dra. Mar Mendibe La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad neurológica de causa autoinmune. Se considera que el sistema inmune se encuentra alterado y, por […]

Febrero de 2006
Por la Dra. Mar Mendibe

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad neurológica de causa autoinmune. Se considera que el sistema inmune se encuentra alterado y, por medio de complejos mecanismos, ataca a la mielina. El objetivo del Trasplante de Médula Ósea (TMO), en concreto, el trasplante de células progenitoras hematopoyéticas de médula ósea autóloga, consiste en erradicar los linfocitos T y B reactivos y reconstituir un sistema inmunitario ‘nuevo’. Existen varias técnicas distintas, todas ellas requieren una inmunosupresión profunda con el fin de destruir las células autorreactivas y lograr una remisión duradera de la enfermedad.

El TMO es una opción terapéutica sugerente, pero debemos tener en cuenta que, por el momento, es un tratamiento experimental. Estaría indicado en un grupo reducido de pacientes con formas muy agresivas de EM, sin deterioro cognitivo, en fases no muy avanzadas de la enfermedad, que no hayan respondido a fármacos inmunosupresores e inmunomoduladores convencionales.

En el año 2002, se publicó una revisión de 85 pacientes con EM a los que se les había realizado un TMO, participaron veinte hospitales europeos. A los tres años de seguimiento, en el 21% de los pacientes disminuyó la progresión, en el 20% la progresión continuó, y lo más grave es que fallecieron siete enfermos. La primera causa de mortalidad fue el rechazo del injerto (reacción del injerto contra el huésped), seguida de infecciones y complicaciones neurológicas.

De estos argumentos, se deduce que el TMO es un tratamiento con un elevado riesgo de mortalidad, aunque sea en manos expertas asciende a un 3-10%. Además, no es curativo, sólo logra una remisión duradera.

Actualmente, existe un grupo internacional de expertos, European Group for Blood and Marrow Transplantation (EBMT), quienes colaboran con un protocolo bien definido de actuación que evalúa de forma prospectiva la eficacia y seguridad del trasplante de médula ósea. Por otro lado, se encuentra en marcha un ensayo clínico internacional en el que se compara el TMO frente al tratamiento quimioterápico con Mitoxantrone. Por el momento, sólo se han reclutado ocho pacientes en toda Europa, por lo que no tenemos resultados preliminares.

En conclusión, el TMO continúa siendo un tratamiento experimental, con una morbi-mortalidad elevada. Se debe llevar a cabo por indicación de neurólogos expertos en EM y en hospitales con gran experiencia en este tipo de intervenciones. Además, es conveniente que los pacientes conozcan esta información respecto a los riesgos y beneficios. Todos estos datos nos llevan a pensar en el transplante de médula ósea en Esclerosis Múltiple con extrema cautela y precaución.

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »