Publicaciones

Terapias psicológicas de Tercera Generación

Publicado por EM Euskadi | | Visto 2035 veces

Me gustaría que me informaran sobre las terapias psicológicas de tercera generación ¿en que consisten? ¿Son tan novedosas? ¿Para que tipo de problemas se utilizan? Las terapias psicológicas de tercera […]

Me gustaría que me informaran sobre las terapias psicológicas de tercera generación ¿en que consisten? ¿Son tan novedosas? ¿Para que tipo de problemas se utilizan?

Las terapias psicológicas de tercera generación son terapias conductistas que surgen a finales de los años 80 y que aparecen plenamente desarrolladas en los 90, a partir de ahí se han ido desarrollando y aplicando a múltiples tipos de problemas demostrando su eficacia en casos clínicos y en estudios de grupo.

Estas terapias empiezan a aparecer ante las dificultades de las terapias de modificación de conducta más tradicionales para poder modificar comportamientos en la vida diaria de la persona, sin control directo de contingencias y también ante las dificultades para abordar inicialmente los temas más cognitivos, pensamientos, obsesiones, recuerdos, traumas con las técnicas de modificación de conducta.

Se comienza a cambiar pensamientos y recuerdos como cualquier otra conducta a partir del lenguaje, pero sin misterios ni teorías profundas sobre la mente dela persona. Ellenguaje (pensamiento)  visto como el agente causal del sufrimiento humano y la generación de repertorios conductuales para solucionar los problemas. La solución, lo que ha de hacerse es interferir o alterar de algún modo el flujo del pensamiento más que alterar la forma de pensamiento, se trataría de alterar el flujo o el surgimiento del pensar mismo.

Por otra parte, estas terapias también aparecen ante los problemas de generalización y mantenimiento a largo plazo en muchos problemas clínicos de tipo crónico con largas historias de tratamiento y con problemas existenciales que hasta ahora sólo abordaban otro tipo de psicólogos.

Son tratamientos que tienden a buscar la construcción de repertorios amplios flexibles y efectivos en lugar de tender a la eliminación de problemas.

Las terapias de tercera generación se diferencian de las terapias del comportamiento en:

  • Abandonan el compromiso de utilizar exclusivamente cambios de primer orden.
  • Adoptan asunciones  de carácter más contextualista.
  • Utilizan estrategias de cambio más experimentadas por la persona, en lugar de utilizar estrategias de cambio directas.
  • Amplían y modifican el objetivo a cambiar o tratar.
Grupo de terapias
El grupo de terapias de 3ª generación son:
  • La terapia de aceptación y compromiso
  • La psicoterapia analítica funcional
  • La terapia de conducta dialéctica
  • La terapia integral de pareja
  • La terapia cognitiva basada en Mindfullness para la depresión.
Las terapias de tercera generación son eficaces para solucionar problemas de ansiedad, depresión, dolor crónico, trastornos alimenticios, fobias, estrés laboral… y también Esclerosis Múltiple.Este tipo de terapias se aplican con mucha eficacia para problemas de índole muy diversa: ansiedad, depresión, trastornos alimenticios, dolor crónico, alcoholismo, trastornos obsesivo-compulsivos, fobia social, problemas psico-oncológicos, esquizofrenia, trastornos de la personalidad, estrés laboral, esclerosis múltiple e incluso para la mejora del rendimiento en actividades deportivas.
La terapia de aceptación y compromiso o ACT es la más completa de todas las terapias de tercera generación. Es la única que está íntimamente relacionada con una moderna teoría que aborda el estudio del lenguaje y la cognición humana. es conocida como la teoría del Marco relacional.
En cuanto a la evidencia empírica sobre la efectividad de esta terapia, se ha demostrado que es la más efectiva comparándola con tratamientos o terapias cognitivas validadas empíricamente, con condiciones placebo y listas de espera.
Últimamente, las TTG se han relacionado con determinadas prácticas orientales de origen milenario como el budismo, el taoísmo,.. Estas terapias han incorporado las técnicas o la tecnología proveniente del budismo en la práctica clínica, especialmente lo que comúnmente se conoce como meditación. No suponen un cambio revolucionario y radical, sino una llamada de atención sobre aspectos ya existentes y tal vez poco valorados.
Se cambian pensamientos y recuerdos como cualquier otra conducta a partir del lenguaje, pero sin misterios ni teorías sobre la mente de la persona. Lo que se enfatiza en estas terapias es el comportamiento en sí mismo en el contexto concreto en el que se presenta, sin deslumbrarse por él, pues este puede ser circunstancial, cosa que no ocurrirá probablemente con la finalidad de dicho comportamiento. Esto supone que se debe de ampliar el objetivo del análisis y centrarse más en la variabilidad que en la constancia de un determinado comportamiento. Interesa más el contexto presente y real y el comportamiento que el imaginario. Estas nuevas terapias no se centran en la eliminación, cambio o alteración de los eventos privados con el objetivo de alterar o modificar la conducta de la persona si no que se focalizan en la alteración de la función psicológica del evento en particular a través de la alteración de  los contextos verbales en los cuales los eventos cognitivos resultan problemáticos.

En este tipo de terapias se hace ver a la persona que los intentos de control que mantiene sobre los eventos privados, lo que cree que ha de hacerse, lo que socialmente está considerado como correcto no es la solución a sus problemas sino que paradójicamente dichos intentos de control forman parte del problema mismo.

Estas terapias de 3ª generación conectan directamente con procesos relacionados con la aceptación psicológica, los valores, el autoconocimiento, la espiritualidad y la trascendencia. En cuanto a los métodos de intervención y las técnicas que utilizan se basan en la experimentación por parte de los clientes, en el sentido de vivir, sentir…. Por tanto las técnicas son más indirectas.

Uno de los aspectos positivos que estas terapias nos traen es el de cuestionar el esfuerzo por luchar contra el malestar, (que en general  se tiene en nuestra sociedad del bienestar)con mensajes del tipo, reduzca el stress, la ansiedad, el dolor….etc, cuando tanto el malestar como el stress tienen una función adaptativa, debemos atender a esos síntomas y no huir de ellos ya que el hacerlo sólo contribuye a aumentar el malestar y el miedo.

El que las personas sepan que tanto el placer como el dolor son experiencias genuinamente humanas que habremos de experimentar hasta el fin de nuestros días, es positivo. Hoy en día, cuando la tecnología y la sociedad del bienestar todo lo puede,  el dolor, el stress son señales que necesitamos para retomar nuestro comportamiento según nuestros objetivos y valores.

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »