Publicaciones

Problemas de ansiedad

Publicado por EM Euskadi | | Visto 1386 veces

Arrate Jauregi, psicóloga. Directora de Servicios de ADEMBI. Desde hace tiempo llevo arrastrando diversos problemas de ansiedad que he ido sobrellevando pero poco a poco va a más, así que, […]

Arrate Jauregi, psicóloga. Directora de Servicios de ADEMBI.

Desde hace tiempo llevo arrastrando diversos problemas de ansiedad que he ido sobrellevando pero poco a poco va a más, así que, lo he consultado con mi médico y me ha recetado un antidepresivo… pero yo no me siento deprimido.

La mayor parte de los antidepresivos están indicados también para otros problemas distintos de la depresión. Los antidepresivos del grupo ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina, porque esa es la sustancia que regulan) alteran los niveles del neurotransmisor de serotonina en el cerebro el cual al igual que otros neurotrasmisores ayuda a las células del cerebro a comunicarse entre si.

Los más utilizados son: luoxetina, paroxetina, sertralina, fluvoxalina, citalopram, duloxetina…

Estos medicamentos, además de para la depresión, tienen otros usos terapéuticos:

  • El tratamiento de distintos estados de ansiedad como los ataques de pánico, el trastorno de ansiedad generalizado, el estrés postraumático, la fobia social y la agorafobia con la ventaja de que previenen la aparición de las crisis sin causar dependencia y sin sensación de sedación o de enlentecimiento mental y con el inconveniente de que requieren varias semanas para aliviar inicialmente el estado de angustia.
  • El abordaje terapéutico del trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Como terapia farmacológica en los trastornos de conducta alimentaria (bulimia o anorexia).
  • El tratamiento del síndrome pre-menstrual o la eyaculación precoz.

La razón por la que este tipo de medicaciones sea útil para tratar diferentes trastornos es que se le han atribuido en diversos estudios distintos efectos a nivel del sistema nervioso: ansiolítico, elevador del ánimo, antiimpulsivo, suavizador de las rumiaciones (pensamientos obsesivos circulares, generalmente ansiógenos), regulador del apetito y de que se hace uso incluso de alguno de sus efectos secundarios más comunes, como es el retardo de la eyaculación para tratar el problema de la eyaculación precoz.

Con frecuencia las personas creen que ha fallado un tratamiento o que no les funcionó, cuando en realidad el medicamento no se suministró por un periodo adecuado de tiempo o fue administrado incorrectamente; a veces hay que probar varios tipos diferentes de tratamientos o combinaciones de los mismos antes de poder encontrar uno que funcione; con un tratamiento adecuado muchas personas con crisis de ansiedad pueden llevar una vida normal y plena.

Estos medicamentos comienzan a alterar la química del cerebro desde la primera dosis, pero su efecto total requiere que ocurran una serie de cambios. Normalmente entre cuatro y seis semanas hacen falta para que los síntomas empiecen a desaparecer, pero es importante seguir tomándolos el tiempo suficiente para permitirles que funcionen.

El abordaje más idóneo de los trastornos de ansiedad es combinar el tratamiento farmacológico con la psicoterapia y esta combinación es la que hará el resultado más exitoso.

La terapia cognitivo-conductual es muy útil para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, la parte cognitiva ayuda a la persona a cambiar los patrones de pensamiento que dan lugar a sus temores y la parte conductual ayuda a la persona a cambiar la manera en que reacciona ante las situaciones que provocan ansiedad. Como ejemplo, esta terapia puede ayudar a una persona que sufre un trastorno de pánico a darse cuenta de que en realidad ese ataque de pánico no es un ataque cardiaco.

La medicación por sí sola ‘no cura’ estos trastornos, pero los puede tener bajo control mientras la persona hace psicoterapia.

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »