Artículos y estudios

Esclerosis Múltiple y hábitos de Vida saludable

Publicado por EM Euskadi | | Visto 2038 veces
habitos vida saludable

Por la Dra.  Cristina Llarena, neuróloga del Hospital Universitario de Basurto. Cada vez que las personas con esclerosis múltiple nos preguntan en la consulta: “¿Qué puedo hacer yo por mi […]

Por la Dra.  Cristina Llarena, neuróloga del Hospital Universitario de Basurto.

Cada vez que las personas con esclerosis múltiple nos preguntan en la consulta: “¿Qué puedo hacer yo por mi enfermedad?”, para mí la respuesta es muy clara: “Cuídate”. Y esa respuesta significa que hay que mantener unos hábitos de vida saludables.

Lo primero de todo, es eliminar los tóxicos empezando por desterrar el tabaco de la vida de una persona afecta de esclerosis múltiple. Cada vez hay mayor evidencia científica del daño del tabaco en esta enfermedad. Y es que los fumadores, además de tener asociado como el resto de fumadores mayor riesgo de cáncer, hipertensión, problemas respiratorios y cardiovasculares, van a evolucionar peor de su esclerosis múltiple (con más brotes, más lesiones en resonancia magnética, atrofia cerebral, mayor probabilidad de conversión a forma progresiva, mayor discapacidad y menor respuesta a los tratamientos) que los no fumadores. Además, el tabaco aumenta la fatiga, síntoma muy frecuente en esta enfermedad, y disminuye el rendimiento durante la actividad física, lo que fomentará el sedentarismo, otro enemigo de la salud en general y de la esclerosis múltiple.

Otro pilar importante es la alimentación, y es que asegurar una dieta variada, sana y equilibrada tiene efectos protectores para la salud. A nivel dietético, no hay trucos, sigue la dieta mediterránea que aporta todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Consume verduras y frutas frescas, legumbres, cereales, fibra y ácidos grasos poliinsaturados como omega 3 y 6, que se encuentran sobre en el pescado azul y los frutos secos. No te olvides del aceite de oliva virgen extra y de los lácteos. Y cuidado con la suplementación: si tu dieta es variada no necesitas suplementar nada porque los nutrientes consumidos ya te aportan los minerales, vitaminas y oligoelementos que necesitamos, y a veces una sobredosis de alguno de ellos puede llegar a ser muy perjudicial.

La única vitamina que hoy en día tenemos que suplementar solo en caso de que tengamos niveles bajos, es la vitamina D. Y es que esta vitamina se adquiere principalmente del sol y apenas está presente en determinados alimentos que por su alto contenido en grasa sólo se recomiendan consumir de forma esporádica. Pero en ningún caso se recomienda la ingesta de esta vitamina en dosis elevadas, durante largos periodos de tiempo, sin control analítico y sin prescripción facultativa, dado que puede ser tóxica.

La hidratación es otro imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo. Necesitamos aportar a nuestro cuerpo diariamente unos 1,5-2 litros de agua, dependiendo del mayor o menor calor ambiental. Este hábito puede estar reñido con los problemas esfinterianos de los pacientes, pero en ningún caso, se debe sacrificar el consumo de líquidos por la patología esfinteriana, intentando establecer horarios de ingesta que mejor se adecuen a cada situación personal.

Otro pilar imprescindible es la actividad física, que está demostrado que no solo aporta beneficios físicos sino también mentales. Lo más difícil es adecuar el tipo de actividad a cada persona, siempre dentro de las posibilidades de cada uno. Y lo más importante es la regularidad, que sale de la voluntad y de la motivación de cada uno.

En conclusión, no fumes, come e hidrátate bien y haz actividad física, porque así ayudarás a tu salud en general y a la esclerosis múltiple en particular.

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »