Rehabilitación

5 preguntas sobre Esclerosis Múltiple y funciones cognitivas

Publicado por EM Euskadi | | Visto 8525 veces

Fisiología de la cognición en la EM 1. ¿Qué son las funciones cognitivas? Las funciones cognitivas incluyen la capacidad de: concentrar, mantener y dividir la atención  aprender y recordar cosas […]

Fisiología de la cognición en la EM

Fisiología de la Cognición en la EM1. ¿Qué son las funciones cognitivas?

Las funciones cognitivas incluyen la capacidad de:

  • concentrar, mantener y dividir la atención
  •  aprender y recordar cosas
  • planear, realizar y monitorizar actividades
  • pensar, razonar y resolver problemas
  • comprender y utilizar el lenguaje
  • reconocer objetos, unir cosas y juzgar distancias.

Estas capacidades se desarrollan de modo muy individual entre personas diferentes y todos tenemos nuestras fuerzas y debilidades cognitivas personales.

El rendimiento cognitivo requiere que el cerebro y la red neuronal del cerebro funcionen eficientemente. El funcionamiento cognitivo intacto es el resultado de una complicada red de habilidades cognitivas específicas que funcionan en conjunto de modo óptimo. Factores como la depresión, estrés y cansancio pueden interferir con el funcionamiento de la red y provocar dificultades cognitivas temporales. Cuando una persona está muy cansada, la memoria y la concentración pueden no funcionar con normalidad. Cuando el cansancio u otros factores que interfieren con la cognición desaparecen, el rendimiento cognitivo vuelve a su nivel normal. En el envejecimiento normal, sólo se observan cambios sutiles en el rendimiento cognitivo antes de la edad de 70 años y estos cambios no interfieren normalmente con el funcionamiento diario.

2. ¿Qué pasa en la EM?

En la EM, las lesiones (o placas) provocadas por la desmielinización surgen en el sistema nervioso central (SNC), en la médula espinal, cerebro y/o cerebelo. Las lesiones del cerebro pueden afectar particularmente la capacidad de la red neuronal de desempeñar funciones cognitivas eficientemente, y, por ejemplo, pueden ralentizar el desempeño de una persona en tareas que exijan cognición, como la recuperación de memoria, la capacidad de concentrarse en una tarea, o la habilidad de planear tareas, dificultando esas actividades.

Varios estudios han demostrado que las personas con mayores lesiones de EM presentan más problemas cognitivos que las que sufren menos lesiones. Las medidas de atrofia cerebral, anchura del tercer ventrículo cerebral y atrofia subcortical parecen estar relacionadas con la deficiencia cognitiva en EM. Parece que, en personas con EM, se activan zonas más dispersas del cerebro cuando se realiza una tarea cognitiva. Esto ha sido interpretado como un mecanismo de compensación para justificar los efectos de la deficiencia cognitiva.

3. ¿Es común la deficiencia cognitiva en la EM?

Los problemas cognitivos son relativamente comunes en la EM, con tasas de prevalencia de entre el 40% y 70% sin ninguna clara diferencia entre sexos. Se calcula que cerca de un 40% a 50% de personas con EM presentan alteraciones leves o moderadas, mientras que un 10% presentan déficit cognitivo más grave.

[pullquote_left]Los problemas cognitivos son relativamente comunes en la EM, con tasas de prevalencia de entre el 40% y 70%[/pullquote_left]Como otros síntomas de EM, los problemas cognitivos varían mucho entre personas. Aunque la EM se caracteriza tanto por los cambios en la materia blanca como en la materia gris del SNC, la grave disminución del funcionamiento cognitivo general (demencia) es poco común en la EM.

Las deficiencias cognitivas más comunes en la EM incluyen las dificultades de memorización y aprendizaje, procesamiento de información, atención y concentración complejas, y funciones ejecutivas (resolución de problemas, planificación, ejecución y evaluación). Muchas personas con EM sufrirán uno o dos de esos problemas, mientras otras podrán funcionar con normalidad sin problemas cognitivos.

El tipo de problema de memoria más común es la dificultad en el aprendizaje inicial de información. Las personas con EM pueden necesitar oír información más de una vez para aprenderla, pero una vez la información ya ha sido adquirida, recordarla y reconocerla funcionan de modo normal.

La eficiencia de procesamiento de información se refiere a la habilidad de mantener y manipular información en el cerebro por un periodo corto de tiempo (memoria de trabajo) y la velocidad en la que una persona puede procesar esa información (velocidad de procesamiento). La disminución de la velocidad de procesamiento es uno de los problemas cognitivos más comunes en la EM.

La atención básica (por ejemplo, la habilidad de repetir números) normalmente no se ve afectada en la EM, mientras que los problemas para mantener y dividir la atención son más comunes. Para una persona, puede ser difícil concentrarse durante largos periodos de tiempo o recordar lo que estaba haciendo después de ser interrumpida. También puede ser difícil realizar varias tareas al mismo tiempo o continuar una conversación si existe ruido de fondo (por ejemplo, de una televisión).

Al concentrarse en algo por un periodo de tiempo más largo, las personas con EM muchas veces dicen sufrir de fatiga mental. Sin embargo, los sentimientos de fatiga y deterioro del rendimiento cognitivo no están interrelacionados, y la frecuencia de la fatiga cognitiva no se conoce bien.

factores_funcionamiento_cognitivo

Algunas personas padecen dificultades en sus funciones ejecutivas, especialmente al realizar planes y resolver problemas. Las personas normalmente saben lo que deben hacer pero encuentran difícil saber por dónde empezar o les cuesta determinar los pasos necesarios para alcanzar sus objetivos. Puede ser especialmente difícil gestionar los cambios necesarios para realizar una tarea si el plan inicial debe modificarse o si se vuelve demasiado engorroso.

Las personas con EM también pueden tener dificultades en encontrar palabras y muchas veces dicen “la tengo en la punta de la lengua”. Conocen la palabra pero no son capaces de pensar cuál es. La EM también puede estar relacionada con otros tipos de problemas cognitivos y muchas veces con cambios de comportamiento. Sin embargo, el déficit lingüístico, la simple atención o percepción visual y cambios de comportamiento no son tan típicos en la EM.

4. ¿Se puede predecir el déficit cognitivo?

La apariencia de la deficiencia cognitiva no se puede predecir en base a otros síntomas de la enfermedad. Los problemas cognitivos no parecen estar claramente relacionados con variables como la duración de la enfermedad o la gravedad o tipo de enfermedad. El déficit cognitivo puede producirse con la misma frecuencia tanto en las fases iniciales de la enfermedad como más tarde, en personas con EM con discapacidad leve o grave, y en cada subtipo de EM.

Parece que la actividad cognitiva podría proteger a las personas con EM de problemas cognitivos. En un estudio reciente, la actividad educativa y las buenas habilidades lectoras parecen proteger a las personas de la deficiencia cognitiva. Por lo tanto, es importante que las personas utilicen sus capacidades cognitivas para continuar leyendo y educándose a ellas mismas, manteniéndose socialmente activas y viviendo un estilo de vida saludable que incluya el ejercicio físico.

5. ¿Los problemas cognitivos son siempre permanentes?

Mientras las lesiones cerebrales pueden originar problemas cognitivos más permanentes, varios factores pueden interferir temporalmente o deteriorar la cognición. Estos factores incluyen la fatiga y el cansancio, estrés emocional, recaídas, restricciones físicas, medicación y cambios en el estilo de vida.

La vida con una enfermedad crónica, progresiva e impredecible tiene efectos en el estado de ánimo. Cuando las personas están deprimidas o tienen un bajón, pueden sufrir faltas de memoria o problemas de concentración. Estas dificultades normalmente no son duraderas.

Muchas personas con EM sufren problemas cognitivos durante periodos de fatiga. Los estudios recientes muestran que los rendimientos cognitivos pueden ser más lentos o menos precisos durante periodos de fatiga. El déficit cognitivo temporal también puede producirse durante las recaídas. Tal como síntomas físicos, los problemas cognitivos pueden limitarse a las fases de inflamación activa de la enfermedad.

Artículo publicado en la revista MS in Focus, de la Multiple Sclerosis Internacional Federation (julio de 2013). Päivi Hämäläinen, Centro de Rehabilitación Neurológica de Masku, Masku, Finlandia

VIDEOS DE YOUTUBE

Ir al canal de youtube »